Los minerales, seres vivos

La evolución mineral es «evidentemente distinta» a lo que nos cuenta la evolución darwiniana, ya que los minerales no mutan, ni se reproducen, ni compiten entre ellos como los organismos vivos. Aunque ya sabemos que la evolución de Darwin hace aguas por todas partes.